Dos días en Mineral de Pozos

Nota publicada originalmente
en Milenio.

SI NO PUEDES ALEJARTE MUCHO DE LA CIUDAD, Mineral de Pozos es la opción, ya que en un fin de semana puedes descubrir muchas historias, bellas tradiciones y gastronomía de alto nivel, para toda la familia.

Ese pueblo se localiza a unas cuatro horas de la Ciudad de México, por los rumbos de San Miguel de Allende. Es una localidad de San Luis La Paz, Guanajuato, que fue nombrada Pueblo Mágico en 2012, y ofrece originales actividades para escaparse un par de días.

Caviar… mexicano
Gorditas y escamoles a la mantequilla acompañados con guacamole y tortillas hechas a mano. ¿Verdad que suena bien para quitarse el hambre después de la carretera? Esto puede saborearse en Los Escamoles, un pequeño restaurante con atención personal y en el que la especialidad son precisamente los escamoles, platillo autóctono mexicano preparado con huevecillos de hormigas y que es considerado por algunos como “el caviar mexicano”. Puede probarse durante todo el año por unos 150 pesos.

Un poco de historia
Muy cerca de ahí está el Museo de Historia de Mineral de Pozos, en donde en un rápido e interactivo recorrido conocerás más de este lugar, empezando por los chichimecas y su feroz lucha contra los españoles. En el siglo XVI llegaron los jesuitas, quienes trajeron la minería, actividad que impulsó a Mineral de Pozos.

Después de la Independencia, esta población alcanzó una bonanza tal que se decía que en sus calles se podía “barrer dinero”. Fue entonces cuando llegaron las haciendas, las tiendas de lujo… y las tiendas de raya; en el Porfiriato se vivió una gran bonanza, además de que se crearon escuelas con vanguardistas modelos educativos. Pero después de la Revolución, la minería decayó y el pueblo fue abandonado; en los años 40, se intentó recuperar esa actividad, pero fracasó y Minera de Pozos volvió a ser abandonado.

La aventura
El museo se encuentra en un parador turístico donde también hay una tienda de artesanías y dulces de la región, que debes visitar. Asimismo, hay operadores turísticos para contratar recorridos por el río y el cañón de Paso de Vaqueros para los más extremos; paseos en bicicleta con diversos niveles de dificultad, y rutas turísticas temáticas e históricas. En Mision Bike Tours, el servicio incluye equipo para adultos y niños, alimentos y guías capacitados. Lo mejor es empezar los tours muy temprano, por lo que vale la pena reservar con anticipación.

El momento místico-tradicional… ¡y musical!
Al recorrer las calles de Mineral de Pozos se pueden apreciar las huellas de una ciudad que fue abandonada dos veces, así que hay que tener lista la cámara para fotografiar interesantes detalles en sus paredes y banquetas.

En la calle Centenario 34, se llega a un lugar donde los amantes de lo hippie chic (bueno, más de lo hippie que de lo chic) podrán encontrar un lugar muy especial: La Casa del Venado Azul. Aquí pueden comprarse artesanías, hospedarse o tomar un taller de elaboración de instrumentos musicales prehispánicos con su fundador, Luis Cruz, quien es una autoridad en la materia y que entre sus clientes tiene a figuras como Carlos Santana, y a atracciones turísticas como Xcaret. También hay experiencias de “musicoaromaterapia”, pero la que no te puedes perder es la del temazcal, que integra diferentes rituales prehispánicos. Aquí también se recomienda reservar.

Hospedaje
Ya relajados de cuerpo y espíritu, hay que descansar. A unas cuadras está el hotel Su Casa, que cuenta con solo 7 habitaciones de diseños diferentes y llenas de detalles como chimeneas, elegantes lámparas, pinturas, fotografías, salas, mesas y otros elementos que te hacen sentir, literalmente, en tu casa. Aquí, el hospedaje incluye desayuno y cuesta entre 1,500 y 2,000 pesos por noche.

El triángulo
A la mañana siguiente, si no fuiste a alguna actividad extrema, hay que ir a la plaza principal para tomarse una selfie en el kiosco, recorrer la Parroquia de San Pedro o conocer lugares históricos, como el Café La Fama, que está ahí desde que era una tienda de raya.

A unos minutos de ahí se encuentra la ex hacienda El Triángulo, que data de 1595 y en donde se realizaban labores de minería, como el beneficio, es decir, se removían las impurezas del material extraído del subsuelo. Pero hoy es un lugar que parece un pueblo fantasma, donde los restos de las bodegas, patios y otras áreas de trabajo se funden con la naturaleza semidesértica, formando un paisaje místico e ideal para Instagram.

Antes de irse
A la hora de la comida, ve al hotel Posada de las Minas, una gran casa llena de colores, flores y aves. La carta es para todos los gustos y el ambiente es muy placentero. Para los que no van a manejar, hay un bar estilo cantina en el que pueden pasar un rato divertido antes de partir.

Seguramente no vas a querer irte, pero la buena noticia es que puedes regresar a descubrir más cosas nuevas.

¿Cómo llegar?
En coche, rumbo a San Miguel de Allende, toma la desviación a San Luis de la Paz.

Prepara tu viaje
Restaurante los Escamoles: en la calle Centenario, en el centro arqueológico de Mineral de Pozos.
Hotel Su Casa: Manuel Doblado 19. Tel: 442-293-0284
Misión Bike Tour: 442-300-3665
La Casa del Venado Azul: 468-117-0387
Hotel Posada de las Minas: Manuel Doblado 1. Tel: 442-293-0213
Información turística: visitpozos.mx y facebook.com/mineraldepozos: https://www.milenio.com/estilo/dos-dias-en-mineral-de-pozos

...coméntale!...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s