El campo no se ha detenido, pero vive hambre y así se le puede ayudar

DURANTE LA PANDEMIA DE COVID-19 se ha garantizado la presencia de alimentos en la mesas de las familias mexicanas; pero, irónicamente, también muchas personas que se dedican al campo en el país están padeciendo hambre y tienen pocas esperanzas de mejorar su situación en el corto plazo.

La suspensión de actividades obligada por la contingencia sanitaria está dejando sin empleo a miles de personas dedicadas a esa actividad en el país, afectando la economía, bienestar y alimentación de sus familias.

De acuerdo con estimaciones del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), la pandemia de COVID-19 podría generar la pérdida de hasta 2 millones 800 mil empleos en el campo porque todos los agricultores han sido afectados en diversas áreas, como las cadenas de suministro de alimentos que abastecen a todo México.

“El campo representa 14% del empleo del país, estamos hablando de 14 millones de empleos, y creemos que la combinación del COVID-19, la inseguridad, el incremento de los costos y la caída de los precios internacionales podrían provocar una caída del empleo de 20% en el sector”, advirtió hace unos días Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), a través de una videoconferencia.

Con restaurantes cerrados, el turismo en pausa y otras industrias detenidas en el país y el mundo, en el campo se vive la situación de que hay una gran cantidad de productos que no se pueden cosechar porque no hay en dónde venderlos o los precios han caído a niveles que ni siquiera alcanzan a cubrir lo que cuesta la recolección.

Además, las estimaciones de crecimiento para el sector agroalimentario en la “nueva normalidad” se ubican hoy por debajo del pronóstico de 4.5% que se tenía a inicios de año, aunado a riesgos como un rebrote de la enfermedad o el empeoramiento de la situación económica nacional e internacional. Las predicciones de varios organismos internacionales pronostican una caída de hasta más de 7.5 % del Producto Interno Bruto (PIB) de México, por lo que el panorama no es alentador.

La situación actual afecta a toda la cadena, como transportistas, distribuidores, comercializadores, proveedores de insumos y servicios, productores agrícolas, ganaderos, trabajadores del sector pesquero, y proveedores agroalimentarios y agroindustriales. Curiosamente, todos ellos han hecho importantes esfuerzos para que no falten alimentos en las mesas de los mexicanos durante al contingencia sanitaria.

Cómo ayudar

Ante este panorama, el CNA decidió poner en marcha la iniciativa “Alimentos para México”, que consiste en una campaña de donación de alimentos a nivel nacional que tiene el objetivo de apoyar a 20 millones de mexicanos que viven del campo.

“En estos tiempos de pandemia, el agricultor es un héroe: no ha dejado de trabajar, su labor implica jornadas extensas, con condiciones climáticas a veces no tan favorables”, destacó De la Vega.

Así, con los recursos a su alcance, el CNA busca aliviar el hambre de las familias de trabajadores que han perdido sus fuentes de ingreso durante la contingencia sanitaria ayudándolos a llevar alimentos a sus hogares.

Los donativos, que se entregan de manera directa en las diferentes comunidades, provienen de socios y asociados, además de voluntarios que deseen apoyar la iniciativa; y pueden ser en especie o financieros.

En este esfuerzo de las empresas y organizaciones del sector agroalimentario nacional también participan instituciones como el Ejército mexicano y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integran de la Familia (DIF), además de organizaciones como Banco de Alimentos y la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar).

Con todo esto se garantiza la rapidez de actuación con una logística eficiente mediante centros de acopio y almacenes, otorgando un blindaje a los donativos, además de que se aprovecha la fuerza laboral de industrias y organismos privados y del conocimiento de las instituciones dedicadas a las políticas públicas, como el DIF.

Hasta mediados de junio, “Alimentos para México” había reunido más de 16 mil 200 toneladas de donativos, equivalentes a casi 450 mil 500 millones de pesos. Los productos que se reparten son de todo tipo, como leche, yogurt, papas, piñas, sandías, manzanas, azúcar, pastas, huevo o pollo.

El CNA representa a quienes producen 80% de los alimentos en el país y ha hecho esfuerzos por mantener su planta de trabajadores durante la contingencia sanitaria. Asimismo, México hoy se encuentra entre los primeros 10 lugares del mundo en producción y exportación de alimentos.

Para obtener más información y saber cómo ayudar a “Alimentos para México”, se puede consultar la página cna.org.mx/alimentosparamexico. Una donación puede cambiar la vida de niños y adultos del campo que han ayudado a llevar comida a tu mesa durante estos días.

...coméntale!...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s